9 jul. 2017

Consejos: Porque emprender y cuándo? 

Muchas personas realizan siempre la misma actividad , se levantan todos los días, van hacia el trabajo, se sientan en su escritorio y realizan las tareas encomendadas por su jefe. 

Cuando se tiene trabajo las razones por las cuales se quiere emprender pueden ser variadas. 
Podrían ser: 
-Te cansaste de la rutina y se te ocurrió que podrías hacer.... 
- Necesitas un trabajo más estable porque en ese tenes fecha de caducidad. 
- Queres ser tu propio jefe. 
- Mas libertad. 
- Independizarse y trabajar para uno. 
- Ganar dinero trabajando poco. 
- Tenes una idea/proyecto. 

Las personas que deciden ser emprendedores generalmente tienen proyectos, ideas que deberían ir dando forma en los tiempos libre de su trabajo. 
Nunca hay que dejarlo todo antes de saber si es posible concretar ese sueño, proyecto, idea. 
La idea es que sus proyectos puedan resolver algún problema o proponer una mejora a cualquier cosa viable, y saber que ese servicio o producto a ofrecer pueda ser concretado. 
¿sueñas con realizar tu proyecto o te rindes antes de iniciar? 
Hay muchas razones por las cuales la gente sueña y no emprende, pero estas razones son fundadas por nuestro perezoso (y cobarde) "Yo".  
Algunas de las razones por la cual la gente le dice no a emprender:
 

1.No ten go tiempo: La cuestión es priorizar y hacer tiempo para lo que nos importa de verdad.
 Quien no tiene tiempo para emprender es porque no le importa, y por lo tanto no emprende porque no quiere. 
2. No tengo dinero: Uno emprende con lo que tiene, no con lo que le gustaría tener. Si uno no tiene dinero pero sabe hacer algo por lo que otros están dispuestos a pagar dinero, ya tienes dinero, si quieres trabajar. 
Hoy en día puedes iniciar una actividad remunerada invirtiendo 0 euros. ¿Por qué no empezar como freelancer? Lo único que necesitas es saber hacer algo que otro esté dispuesto a pagar por ello, y hacer el trabajo. 
3. No tengo contactos:  Adivina cuantos contactos tuvimos la mayoría al empezar. Exacto, ninguno. 
Salvo que provengas de una familia con contactos, o te muevas en un círculo que tenga contactos, empezarás tu andadura con 0 contactos. 
¿Y cuál es el problema? Ninguno, porque hacer contactos es fácil. Tan sólo necesitas poder aportar algo que la otra persona quiere. Nadie querrá ser tu contacto si tú sólo pides y no puedes aportar nada a la relación. 
¿Qué puedes aportar a la otra persona? Piensa siempre en cómo puedes beneficiar a la otra persona, tal vez con conocimiento, con ideas, con trabajo, con dinero, con otros contactos, con oportunidades de negocio, con promoción y visibilidad, etc. 
4. Tengo familia y responsabilidades: Tener hijos o mayores a tu cargo no puede ser nunca una razón para no emprender. Al contrario, es una razón para emprender y cuanto antes. Otros, a quienes quieres y que no pueden sustentarse por sus propios medios, te necesitan. Tienes que estar a la altura y luchar por ellos. ¿Cómo? Trabajando y construyendo negocios rentables. Es decir: Trabajar + Emprender. 
5. No tengo ideas: Muchos dicen que no inician un negocio porque no tienen ideas, o bien porque están esperando que aparezca esa idea milagrosa que los hará millonarios. 
Las ideas se buscan. Así es como funciona nuestro cerebro, con asociaciones. Cuanto más buscamos y más cosas probamos más ideas tenemos. 
"El que no tiene ideas es que no las busca." 
Las ideas de por sí no son nada si no se llevan a la práctica. Hay personas que dicen tener muchas y buenas ideas y siguen hoy como estaban hace diez años, con ideas pero sin negocio. 
6.Demasiada competencia: Es muy común que alguien con una idea no la lleve a la práctica con la excusa de que hay demasiada competencia. “El nicho está saturado, no hay manera de entrar… llevaría mucho trabajo”. Bueno y quien dijo que esto fuera fácil. 
7. La economía está mal: La gente sigue necesitando productos y servicios. Tal vez no los mismos que ayer o en la misma medida, pero ese es tu trabajo, posicionarte para destacar y ser elegido entre la competencia y ajustar tu actividad según los cambios del mercado. 
No culpes a la economía de tu situación. El único responsable eres tú mismo. 
8. No estoy preparado: Puede ser "no estar preparado" en el sentido de no haber recibido una educación o preparación especializada, o la típica del que nunca se siente preparado a pesar de estarlo desde hace tiempo. 
A los primeros les diría que dejen de quejarse de su falta de educación o preparación y que empiecen a prepararse. Menos televisión y más libros. Menos pasatiempos y más análisis de mercado, de negocios de éxito, de su funcionamiento y de sus campañas de marketing. 
Vivimos en la era de la información. El conocimiento está al alcance de todo el que quiera aprender. 
A los que no se creen preparados a pesar de estarlo, les diría, que lancen sus proyectos rápido, pues el aprendizaje de verdad tendrá lugar entonces. 

"Quien no dedica tiempo a un proyecto, No quiere emprender"
  
 
Soñar no cuesta nada, dejemos las excusas y recorramos el camino para emprender que  es simple si tienes valentía para afrontar la incertidumbre, el tiempo para proyectar tu actividad, que es lo que sabes hacer y a quien le delegarías y lo que no, a quien se lo vas a ofrecer y de que manera, cual sería tu diferencial? 
¿Cuándo lanzarse a crear su propio negocio o emprendimiento? 
Lo que sí es importante es que estén convencidos de que quieren dejar de ser empleados para convertirse en auto empleados. 
Sabiendo bien tu proyecto, teniendo pasión y gusto por el negocio que vas a emprender, conociendo a tu competencia y a los posibles clientes ahí es el momento de ofrecer y ver que sucede y de apoco ir dejando tu rutina de trabajo. 
Hoy en día la salida más cómoda parece ser trabajar en relación de dependencia y la idea de renunciar o quedarse sin trabajo, sin fuente de ingreso fija, resulta aterradora. 
Si te animas a tomarte tiempo extra después de las horas de trabajo y a proyectar tu plan de negocios, se podría decir que emprender es lo tuyo, que te dará la satisfacción de haber realizado un proyecto por tus propios medios y que en cuanto tu proyecto crezca podrás dar empleos a otros y mover el mercado. 
No te cierres a los No, a las excusas, siempre que le dedique un rato al día, tardaras más que otros en llegar pero podrás construir tu proyecto sin dejar tu trabajo hasta que tengas alguna entrada. 

  Y vos, ¿De qué lado estás, emprendedor o empleado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario